El Ayuntamiento de Barcelona, a través de la empresa pública Tersa, promovió una campaña de financiación socializada (crowdlending) para financiar la construcción de una instalación fotovoltaica en el Centro Cívico Convent de Sant Agustí.

La campaña, la primera de estas características, utilizó la plataforma de Ecrowd!, especializada en este tipo de financiación, y consiguió recaudar en menos de dos semanas 105.000 euros para financiar la construcción de la instalación fotovoltaica.

La instalación tiene una potencia de 32 kWp y generará anualmente un total de 38.880 kWh de electricidad (el equivalente al consumo eléctrico de diecisiete hogares), que se destinarán al autoconsumo del propio edificio del Centro Cívico Convent de Sant Agustí. En total, se calcula que esta instalación generará un ahorro anual de emisiones de gases con efecto invernadero de 14.700 kg de CO2eq.

¿Qué es la financiación socializada (crowdlending)?

La fórmula elegida, la financiación socializada (crowdlending), permite a la ciudadanía hacer un préstamo e ir recuperándolo progresivamente y con intereses. Así, el crowdlending (crowd, ‘mucha gente’, y lending, ‘prestar dinero’) es una innovadora fórmula de préstamo colectivo en la que, a diferencia de lo que ocurre con la financiación colectiva (crowdfunding), sí se produce un retorno del dinero aportado.

En este caso, a los ciudadanos que invirtieron dinero en la financiación de la cubierta solar del Centro Cívico Convent de Sant Agustí se les devolverá la cantidad aportada a un interés nominal del 0,95 % anual (respecto al capital no devuelto) y en cuotas semestrales de capital e intereses que irán recibiendo durante un total de cinco años. El préstamo mínimo que se puede hacer para participar en la campaña son 50 euros, y el máximo, 3.000 euros.

Esta campaña de financiación socializada (crowdlending) se enmarca en el Programa de impulso a la generación solar de Barcelona, que tiene como objetivo aumentar y potenciar el número de instalaciones renovables en la ciudad, en cubiertas y espacios públicos y privados, implicando no solo a la Administración local, sino también a particulares, empresas privadas y otros colectivos para, entre todos, hacerlo posible.