27 Enero, 2020 - 13:43

Emergencia climática. El dinero ahorrado se destinará al proyecto “El huerto en la azotea”, que aprovecha las azoteas de edificios municipales en desuso para huertos cultivados por personas con discapacidad.

Más de setenta edificios y equipamientos municipales participan en el Maratón por la Emergencia Climática, que pretende, entre otras cosas, concienciar a la ciudadanía sobre la necesidad de reducir el consumo de energía, gas y agua, así como mejorar la gestión de los residuos. El dinero ahorrado se destinará a proyectos de huertos sociales en cubiertas municipales.

La tercera edición del Maratón no solo persigue el ahorro de energía y agua, sino que también tiene en cuenta la declaración de emergencia climática que el Ayuntamiento realizó el 15 de enero.

Este viernes empieza el Maratón por la Emergencia Climática, una campaña de sensibilización y buenas prácticas en el uso y consumo de energía, gas, agua y en la gestión de residuos. El Maratón tendrá lugar durante el mes de febrero en 72 edificios y equipamientos municipales de todos los distritos de Barcelona y tiene como objetivo concienciar a la ciudadanía sobre la emergencia climática que vive la ciudad.

Las personas que trabajan en las oficinas municipales participantes, así como las personas usuarias de los equipamientos, tendrán que fijarse muy bien en cómo consumen energía, gas y agua, y también deberán intentar reducir al máximo todos los residuos que generen y realizar la recogida selectiva correctamente.

Cada semana se realizará un control del consumo de agua, electricidad, gas y de las emisiones de CO2 para comprobar si se han logrado reducir y determinar las consecuencias ambientales teniendo en cuenta las de los años anteriores. El ahorro económico resultante se traducirá en una cantidad de dinero que se destinará a proyectos que den respuesta a la emergencia climática. Este año el dinero se empleará para impulsar un proyecto de creación de huertos sociales en cubiertas municipales.

Se trata de una iniciativa en la que participan distintas entidades sin ánimo de lucro y que consiste en aprovechar las azoteas de edificios municipales en desuso para establecer huertos cultivados por personas con discapacidad. El proyecto utiliza nuevas tecnologías de cultivo menos contaminantes, y después de repartir las hortalizas recogidas entre las entidades participantes, dona los excedentes del cultivo a comedores sociales y bancos de alimentos.

El Maratón 2019 y el proyecto E3

En la anterior edición, los 62 edificios participantes del Ayuntamiento de Barcelona lograron reducir el gasto energético de los equipamientos públicos hasta cerca de un 13,46 % en electricidad, un 9,6 % en agua y un 15,33 % en gas. En total, se dejaron de consumir 407.377 kWh de electricidad, 5.779 m3 de agua y 815.978 kWh de gas en las distintas oficinas municipales.

El año pasado, los fondos recaudados con el Maratón se destinaron íntegramente a la implantación de medidas de ahorro energético en los institutos Barri Besòs, Doctor Puigverd y Rambla Prim. El proyecto, llamado E3, es una iniciativa educativa relacionada con los derechos energéticos.

Para desarrollar el proyecto, se ha trabajado con el alumnado y el profesorado de los institutos con el objetivo de decidir qué medidas se aplicarían en cada centro. Una de estas medidas, por ejemplo, consiste en instalar un sistema para controlar, mediante un servidor web, el horario de funcionamiento de la calefacción y supervisar en todo momento el funcionamiento del sistema.

En el Instituto Doctor Puigverd se han sustituido las luces por ledes y se instalará un sistema de control del alumbrado de los pasillos, los lavabos y otras dependencias mediante detectores de movimiento. Estas medidas contribuyen a reducir considerablemente el consumo energético y las emisiones de CO2.

El objetivo de la iniciativa es promover la reflexión sobre el impacto que tienen las pequeñas acciones cotidianas sobre el cambio climático y fomentar el empoderamiento energético de la comunidad educativa.